Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¿Alguien toma Zonegran?
Sáb 06 Jun 2015, 20:38 por látika

» Tratamientos preventivos
Lun 23 Mar 2015, 22:23 por Mmbo

» PRESENTARSE ANTES DE PARTICIPAR
Lun 23 Mar 2015, 22:14 por Mmbo

» Dolores de cabeza y molestias gastrointestinales.
Mar 17 Mar 2015, 20:47 por antonio

» ¡Hola!, me presento.
Mar 17 Mar 2015, 13:16 por pepeferretero

» Cefalea asociada a la actividad sexual.
Mar 17 Mar 2015, 12:57 por pepeferretero

» Hola, me presento desde el extremo sur de Patagonia Argentina
Dom 08 Mar 2015, 21:53 por antonio

» LA MIGRAÑA, MUCHO MÁS QUE UN SIMPLE DOLOR DE CABEZA
Mar 03 Feb 2015, 13:27 por Estefy86

» REIKI Y MIGRAÑA (mi experiencia)
Jue 29 Ene 2015, 19:25 por JOSEFA TORRENTE MADRID

» Hola soy DGS
Jue 29 Ene 2015, 19:22 por JOSEFA TORRENTE MADRID

» Migraña y actividad sexual.
Miér 31 Dic 2014, 12:16 por Max

» Hola, les saluda un migrañoso desde Peru
Jue 09 Oct 2014, 04:07 por juan francisco

» DEPAKINE CRONO
Lun 22 Sep 2014, 00:18 por olvido

» Pérdida de visión. ¿Posible efecto secundario de los triptanes?
Lun 22 Sep 2014, 00:10 por olvido

» Nuevo sintoma extraño
Lun 21 Jul 2014, 20:38 por feferefe

Visitas desde 05/11/2010
Free counter and web stats
Junio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



neuralgia .- platibasia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

neuralgia .- platibasia

Mensaje por lourdes el Vie 18 Dic 2009, 13:32

es facil de diagnosticar y podemos preguntarlo a nuestros neurólogos:

MALFORMACIONES DE LA BASE DEL CRÁNEO
1241 REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
Platibasia, impresión basilar, retroceso odontoideo,
y kinking del tronco cerebral, etiología común con la siringomielia,
escoliosis y malformación de Arnold-Chiari idiopáticas
M.B. Royo-Salvador
ORIGINAL
Recibido: 12.04.96. Recibido en versión revisada: 26.04.96. Aceptado: 26.04.96.
Jefe del Servicio de Neurocirugía. Clínica Tres Torres. Barcelona. Jefe del
Servicio de Neurocirugía. Mutua Universal, Clínica Delfos. Barcelona, Jefe
de la Unidad Neurovascular. Centre Cardiovascular Sant Jordi. Barcelona.
Neurocirugía. Clínica Corachán. Barcelona. España.
Correspondencia: Dr. M. B. Royo. Clínica Corachán. Dpcho 117-119.
Pl. Gironella 4. E-08017 Barcelona. E-mail: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo].
Agradecimientos. Al Prof. Dr. Solé Llenas por su confianza y aliento, al Dr.
Capdevila por su colaboración en la localización de los casos clínicos
procedentes del Centre Mèdic de Ressonància de Barcelona, al Dr. Sancho,
por su contribución estadística, al Prof. Dr. Rudolf Morgenstern por su
contribución en la biomecánica.
© 1996, REVISTA DE NEUROLOGÍA.
existen suficientes diferencias morfológicas como para considerarlas
entidades distintas [3,4], aunque se presentan habitualmente
juntas con el retroceso odontoideo (RTO) y el
kinking del tronco cerebral (KTC).
Platibasia
Se conoce con el nombre de platibasia (PTB) a la anomalía
ósea consistente en el aplanamiento de la base del cráneo,
que se traduce por la abertura del ángulo basal de Boogard.
El valor normal de este ángulo oscila entre 115º y 140º. Existe
PTB cuando supera los 140º . También puede considerarse
el ángulo de Bull (normal £13º) [2,3]. Algunos autores como
Rusell, Brain, Merrit, Alpers [3], Matson [2] y Chamberlain
[1], confunden esta anomalía con la IMB, porque habitualmente
se presentan juntas. Sin embargo, la PTB puede pre-
INTRODUCCIÓN
A pesar de que algunos tratados no muestran una diferencia
clara entre platibasia (PTB) e impresión basilar (IMB) [1,2]
Resumen. Introducción. Se expone una teoría etiopatogénica común a impresión basilar (IMB), platibasia (PTB), retroceso
odontoideo (RTO), kinking del tronco cerebral (KTC), compartida con siringomielia idiopática (SMI), escoliosis idiopática
(ESCID) y malformación de Arnold-Chiari (ARCH). Su confirmación depende de una posición anormalmente baja del cono
medular (CMB) en los pacientes afectos de SMI. Pacientes y método. De 292 pacientes afectos de siringomielia (SM), se
extraen 231 afectos de SMI y de estos 55 afectos de SMI, en los que se puede precisar el nivel del cono medular (NCM), además
de otros valores referidos a la SMI, IMB, PTB, RTO, KTC, también ESCID y ARCH, mediante resonancia nuclear magnética
(RM). Se precisa la posición del cono medular (CM) en 50 pacientes no afectos de SM, IMB, PTB, RTO, KTC, ESCID y ARCH
con RM cervical y lumbar. Resultados. 32 pacientes presentaban un ángulo basal aumentado (58,18%). La existencia de una
IMB se constató en una cuarta parte de los pacientes (25,45%). El RTO se observó en la mitad de los pacientes (47,27%).
Algo más de un tercio presentaban KTC. El 6% del grupo control tienen CM a nivel del cuerpo de L1, mientras que el 84,21%
de los pacientes afectos de SMI presentan imagen parcial o total del CM a ese nivel. Conclusión. La CMB en la SMI y su
estrecha relación con la IMB, PTB, RTO, KTC, y también con la ESCID y ARCH, hacen muy verosímil la posibilidad de
compartir entre ellas el mismo mecanismo etiopatogénico: una anormal asincronía de crecimiento entre el neuroeje y el
neurorraquis (AACNN), constituyendo una enfermedad con entidad propia que se expresa con diferentes expresiones
sindrómicas. [REV NEUROL (Barc) 1996; 24: 1241-1250]
Palabras clave. Impresión basilar. Platibasia. Retroceso odontoideo. Kinking del tronco cerebral. Siringomielia. Escoliosis.
Malformación de Arnold-Chiari. Etiología. Tracción medular.
Summary. Introduction. A common aetiopathogenic theory for basilar impression (IMB), platybasia (PTB), odontoid retrocession
(RTO), kinking of the brainstem (KTC) applied to idiopathic syringomyelia (SMI), idiopathic scoliosis (ESCID) and Arnold-
Chiari malformation (ARCH) is presented. Confirmation is based on an abnormally low position of the conus medullaris (CMB)
in the patients with SMI. Materials and method. 292 patients with syringomyelia (SM), 231 with SMI were selected. Of these,
55 were chosen who had SMI and in whom the level of the conus medullaris (NCM) could be determined, together with the figures
for SMI, IMB, PTB, RTO, KTC, ESCID and ARCH on cervical and lumbar MR. The position of the conus medullaris in 50 patients
who did not have SM, ESCID nor ARCH on cervical and lumbar RM was determined. Results. 32 patients had an increased basal
angle (58.18%). There was an IMB in a quarter of the patients (25.45%). RTO was observed in half of the patients (47.27%).
Just over one third presented a KTC. 6% of the control group had CM at the level of the body of L1, whilst 84.21% of the patients
with SMI presented a partial or complete CM image at this level. Conclusions. CMB in SMIU and its close relationship with
IMB, PTB, RTO and KTC and also with ESCID and ARCH make it likely that they share the same aetiopathogenic mechanism:
an abnormal lack of synchronization of the growth of the neuro-axis and the neural canal (AACNN), causing a specific disorder
which is seen as different syndromes. [REV NEUROL (Barc) 1996; 24: 1241-1250]
Key words. Basilar impression. Platybasia. Odontoid process. Kinking brainstem. Syringomyelia. Scoliosis. Arnold-Chiari
malformation. Aetiology. Medullary traction.
REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
M.B. ROYO-SALVADOR
1242
Figura 1. Caso 8, paciente afecto de plastibasia (PTB), ARCH, SMI
y ligero KTC.
sentarse aislada y por otra parte puede observarse IMB sin
PTB [2] (Fig. 1).
La PTB aislada no se acompaña de síntomas y, cuando se
observan, siempre hay IMB u otras malformaciones asociadas.
Impresión basilar
La IMB es la malformación cervicoccipital más frecuente y,
por ello, la que se encuentra más a menudo asociada a insuficiencias
neurológicas de la región cervicobulbar observada
por primera vez por Ackermann en 1790. El diagnóstico radiológico
in vivo fue realizado por primera vez por Shüller
en 1911 [4]. La IMB es una invaginación del contorno óseo
del agujero occipital hacia el interior de la fosa posterior con
reducción de su capacidad, confiriendo a la base del cráneo
una forma cupular opuesta a la normal (convexobasia). Esta
anómala disposición se atribuye a una sinostosis precoz de la
sutura esfenoccipital [3]. Existe cierta tendencia familiar y
frecuentemente se asocia a anomalías de la unión craneovertebral
[5]. El foramen mágnum es usualmente pequeño, deformado
y desplazado hacia arriba dentro de la cavidad craneal.
El clivus está elevado. El atlas está poco desarrollado,
puede ser asimétrico, y usualmente está unido al hueso occipital;
la lámina puede llegar a estar incompletamente formada.
La odontoides y el axis están proyectados hacia adelante
y arriba respecto a su posición normal e invadiendo el canal
espinal [2]. Se asocia con frecuencia a la malformación de
Arnold-Chiari (ARCH) y menos a menudo a la siringomielia
(SM) [3].
La importancia de esta malformación radica en los efectos
secundarios sobre el sistema nervioso [6,7]. Clínicamente
se caracteriza por acortamiento del cuello con tendencia a
inclinarlo hacia adelante y en hiperextensión, tortícolis, limitación
de los movimientos cervicales y dolores cervicoccipitales
constantes. Las manifestaciones neurológicas son
propias de una compresión en la médula cervical superior:
pérdida de fuerza y espasticidad, inestabilidad a la marcha,
dismetría y progresiva pérdida de sensibilidad especialmente
la vibratoria. Pueden afectarse algunos pares craneales
inferiores y también pruebas de un aumento crónico de la
presión intracraneal. El cuadro puede aparecer simultáneamente
con SM, esclerosis múltiple o hidrocefalia.
El diagnóstico es siempre radiológico, la medida de Fischgold,
la línea bimastoidea de Fischgold y Metzger, la línea
digástrica de Fischgold y Metzger y las más conocidas de
Mac Gregor y Chamberlain determina la existencia de la
IMB [3,4].
El tratamiento cuando existen síntomas de hipertensión
endocraneal o el cuadro clínico se agrava paulatinamente
consiste en la descompresión occipitocervical [2,3,5].
Retroceso odontoideo
El RTO es una malformación de la porción superior de la
columna cervical consistente en la basculación hacia atrás de
la apófisis odontoides, llegando a desplazar y comprimir las
estructuras nerviosas adyacentes (Fig. 2). Descrito en asociación
a la PTB y a la IMB se la discierne en este estudio
como entidad aparte de ellas porque en ocasiones su presencia
y magnitud no va concorde a las otras. Su diagnóstico es
radiológico y valorable con el trazado de la línea basilar de
Thiébaut-Wackenheim-Vrousos [4], que permite situar la
posición anteroposterior de la apófisis odontoides del axis.
Esta línea es la prolongación hacia abajo del plano basilar. La
apófisis odontoides del axis queda normalmente tangente, o
su separación de esta línea no supera los dos milímetros.
La sintomatología de esta malformación RTO forma parte
del cuadro de la IMB y de la PTB, consecuencia de la
compresión de la apófisis odontoides sobre el tronco cerebral
y las estructuras vasculares inmediatas.
Kinking del tronco cerebral
El KTC consiste en una angulación hacia adelante entre la
protuberancia y la médula espinal que acompaña a la PTB,
IMB y el RTO, especialmente en los casos muy acusados. Se
estudia como malformación independiente ya que puede representar
o no la repercusión morfológica en el sistema nervioso
de las malformaciones craneocervicales PTB, IMB y
el RTO, siendo su aparición e intensidad mesura de interés
para investigar la correlación de fuerzas que pueden intervenir
en la génesis de estas malformaciones craneoencefálicas.
La alteración morfológica del tronco cerebral o KTC es
el último eslabón patogénico en la expresión de la sintomatología
de la PTB, IMB, RTO y parte de la malformación de
ARCH a la que frecuentemente se asocia.
Siringomielia idiopática
La SM o cavitación de la médula espinal fue descrita por
primera vez por Estienne [8], en su obra ‘La disection du
MALFORMACIONES DE LA BASE DEL CRÁNEO
1243 REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
Figura 2. Caso 32, afecto de retroceso adontoideo (RTO), además
de PTB, IMB, KTC, SMI y ARCH.
corps humain’ de 1546. Sin embargo, no fue hasta 1804 que
Portal [9] reconoció los fenómenos clínicos asociados a tales
lesiones. Es en la obra de Olliver Di Angers [10] donde se
utiliza por primera vez el nombre de siringomielia.
En 1882, Schutze [11] perfiló la correlación clinicopatológica
entre los quistes medulares y la sintomatología clínica,
especialmente con la disociación termoalgésica de la
sensibilidad. Finalmente, Gowers [12] caracteriza y describe
completamente el cuadro clínico de la SM.
La SM se puede definir como lo hace Zager [13]. Es una
enfermedad crónica degenerativa y progresiva de la médula
espinal, que se caracteriza por una pérdida disociada de la
sensibilidad y amiotrofia branquial, con evidencia de cavitación
centromedular.
En la SM, además de existir un conflicto mecánico, que
se alivia mediante la craniectomía de fosa posterior, los conocimientos
en base a su etiología quedan en suspenso, a
pesar de las consideraciones de Chiari [14] y Gardner [15-
20], que la atribuyen a la acción de la hidrocefalia.
OBJETIVO
Se propone un estudio estadístico en un grupo de pacientes
afectos de siringomielia idiopática (SMI) precisando el NCM
y otros parámetros para argumentar una nueva teoría etiopatogénica
de la PTB, IMB, RTO y KTC.
MATERIAL Y MÉTODO
Este trabajo está basado en la publicación ‘Aportación a la
etiología de la siringomielia’ [21], y es continuación de ‘Siringomielia,
escoliosis y malformación de Arnold-Chiari idiopáticas,
etiología común’ [22].
Pacientes
Se seleccionan 292 pacientes afectos de SM a los que se les
aplicó un cuestionario de 13 parámetros, con los que se perseguía
recoger enfermos afectos de SM que pudieran ser
candidatos para el estudio del CM, y tomar la información
necesaria para relacionar los parámetros y las alteraciones
neuroesqueléticas relacionadas con la SM.
La aplicación de este cuestionario permitió la subdivisión
de pacientes en: 231 pacientes con SMI, en 58 de éstos
se pudo determinar el NCM; 48 pacientes con SM de carácter
no precisable; 7 pacientes con SM secundaria a anclaje medular;
6 pacientes con SM secundaria a otras afecciones. Se
seleccionó este grupo de 58 pacientes con SMI en los que se
pudo determinar el NCM en la misma exploración con RM,
de los que se descartaron 3 casos, por no disponer de la
información necesaria para cumplimentar un nuevo cuestionario
de 40 parámetros. De estos 40 parámetros existen los
siguientes en los que se hace especial énfasis al referirse a
PTB, IMB, RTO y KTC.
Malformaciones asociadas. Cuello corto, megacefalia, turricefalia,
malformación arteriovenosa, agenesia renal, craneoestenosis,
meningocele.
Valoración del ángulo basal. Sólo se consideró existente
dicha anomalía en los casos evidentes, ya que la escasa definición
de la cortical ósea en el estudio RM hace impracticables
los sistemas convencionales aplicables en radiología
simple.
Impresión basilar. En el estudio convencional RM sobre el
plano sagital, la IMB queda definida por una apófisis odontoides
cuya punta alcanza un nivel claramente superior al de
la línea que une el paladar óseo y el borde posterior del foramen
mágnum (línea de Chamberlain o de Mac Gregor).
Clivus anómalo. Se trata de aquellos casos en que el clivus
se encuentra anormalmente acortado o deformado. Suele
acompañar a otras anomalías: PTB, IMB. Forma parte de las
impresiones basilares parciales anteriores.
Cisterna magna. Valoración del tamaño de la cisterna magna
(CMG) en el corte sagital medio del examen RM.
Retroceso odontoideo. Consiste en una invaginación de la
punta de la apófisis odontoides que se dirige anormalmente
hacia atrás, sobrepasando claramente la línea imaginaria que
une las apófisis clinoides posteriores y el ángulo posteroinferior
del cuerpo de C2.
Kinking del tronco cerebral. Se trata de la angulación de
vértice posterior que suele formar esta estructura considerando
toda su longitud, especialmente a nivel de la unión
REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
M.B. ROYO-SALVADOR
1244
de un instrumento de medida, en este trabajo se le utiliza
como elemento clasificador principal y decisorio. En el presente
estudio se toma como normal el NCM a nivel del cuerpo
de L1 (NCMP), que es donde se halla en el 94% de los
pacientes control (obtenido en 50 pacientes no afectos de
enfermedad relacionada con este estudio).
Resonancia nuclear magnética
Los equipos de resonancia nuclear magnética (RM) utilizados
fueron de 0,5 y 1,5 Teslas de la compañía General Electric
(Milwaukee, Wiscosin, USA), modelos MAX y SIGMA,
respectivamente, equipados con bobina o antena de
superficie. Las matrices de adquisición oscilaron entre 224
y 256. El campo de visión fue de 30-35 cm para los cortes
sagitales, y de 20-24 cm para los axiales. Las tomografías
sagitales en T1 se realizaron mediante secuencias de spineco,
con un tiempo de repetición (TR) de 550 ms y tiempos
de eco (TE) de 20 ms. Las tomografías sagitales en T2 se
realizaron utilizando secuencias de eco variable, con valores
de TR de 2.000 ms y TE de 30-90 ms. Las tomografías
axiales T1 se realizaron con valores TR de 500 ms y TE de
20 ms. El tiempo total de adquisición fue de 5 min, para las
tomografías en T1 y de 12 min, en las adquisiciones T2. El
grosor de corte fue de 5 mm, con una separación entre cortes
de 1mm.
RESULTADOS
Edad
La edad media de los 231 pacientes con SMI fue de 40,2±14,8
años. La relación entre sexos fue de 0,95 (113 hombres y 118
mujeres). No se observaron diferencias significativas en cuanto
a la edad de los varones (39,2±14,0 a) y la de la mujeres
(41,0±15,6 a).
Evolución
El tiempo medio de evolución de la SM en el momento
del diagnóstico fue de 6,7±9 años, con un máximo de 45
años, y varios enfermos con evoluciones menores a 12
meses.
Antecedentes patológicos
El 64,5% de los pacientes no presentaron antecedentes patológicos
de interés. Dentro del grupo de pacientes con
antecedentes patológicos de interés, cabe destacar la gran
incidencia de antecedentes quirúrgicos (57%) en la SMI;
con menos frecuencia siguen las malformaciones (18,3%),
las anomalías en el parto (12,2%), el traumatismo (6,1%),
la infección (4%) y la asociación de malformación con traumatismo
(2,04%). Las malformaciones asociadas a la SM
fueron clasificadas en tres grupos. En el primer grupo, denominado
malformaciones craneales y cervicales, se incluyeron
el cuello corto, la megacefalia y la turricefalia. En el
Figura 3. Esquema de las diferentes líneas y zonas para valorar el
tamaño del agujero occipital. Borde anterior del agujero occipital,
clivus. A partir de las secciones sagitales de la RM, se localizaba el
borde anterior del agujero occipital. Considerándolo como normal
a nivel de la punta de la apófisis odontoides. Clivus corto, 1:
sin llegar al nivel de la odontoides. Clivus largo, 2: que sobrepasa
el nivel de la apófisis odontoides. Borde posterior del agujero
occipital. A partir de las secciones sagitales de la RM, se localizaba
el borde posterior el agujero occipital. Tomándose los valores:
0. A nivel del borde anterior del arco posterior de C1. 1. A
nivel del borde posterior del arco posterior de C1. 2. A nivel posterior
del borde posterior del arco posterior de C1. 3. A nivel
anterior del borde anterior del arco posterior de C1.
bulbo-medular. Una discreta angulación del tronco es hallada
con bastante frecuencia en los estudios normales. No es
frecuente, en cambio, una angulación marcada.
Borde posterior del agujero occipital. A partir de las secciones
sagitales de la RM, se localizaba el borde posterior del
agujero occipital, tomándose los valores: 0. A nivel del borde
anterior del arco posterior de C1. 1. A nivel del borde posterior
del arco posterior de C1. 2. A nivel posterior del borde
posterior del arco posterior de C1. 3. A nivel anterior del
borde anterior del arco posterior de C1 (Fig. 3).
Borde anterior del agujero occipital, clivus. A partir de las
secciones sagitales de la RM se localizaba el borde anterior
del agujero occipital, considerándolo como normal a nivel
de la punta de la apófisis odontoides. Clivus corto, 1: sin
llegar al nivel de la odontoides. Clivus largo, 2: que sobrepasa
el nivel de la apófisis odontoides (Fig. 3).
Tamaño del agujero occipital. El resultado de conjugar las
dos cuestiones anteriores, borde anterior y borde posterior
del agujero occipital, da el parámetro de normalidad: cuando
el borde anterior del agujero occipital está a nivel de la apófisis
odontoides y la cara anterior del arco posterior del atlas
se alinea con el borde posterior del agujero occipital. Valores:
1. Normal. 2. Algo mayor de lo normal. 3. Marcadamente
mayor de lo normal. 4. Mucho mayor de lo normal.
Nivel del cono medular patrón (NCMP). Se tomó un grupo
control de 50 pacientes, que tuvieran un RM cervical y lumbar
sin imágenes de SM, PTB, IMB, RTO, KTC, ESCID y
ARCH, a los que se les aplicó un cuestionario con 12 parámetros.
Tras administrar este cuestionario a los pacientes del
grupo control, se obtuvo la distribución del CM. Dada la
especial selección de los pacientes sin SM del grupo control,
posiblemente los hallazgos obtenidos, en referencia al NCMP,
no diferirán mucho de una población estadística estrictamente
normal. A pesar de que el NCMP no tiene la precisión
MALFORMACIONES DE LA BASE DEL CRÁNEO
1245 REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
segundo grupo, denominado malformación extracraneal,
se incluyen las malformaciones arteriovenosas y la agenesia
renal, condición que no se presentó en ningún caso de
esta serie. En el tercer grupo, denominado malformaciones
de los extremos de la columna vertebral, se consideran
el meningocele y la IMB. Se pudo apreciar cómo existe un
marcado predominio de malformaciones craneales y cervicales
(55,5%) asociadas a la SMI, mientras que la malformación
de los extremos de la columna vertebral (37%)
y las malformaciones extracraneales (7,4%) son menos
frecuentes.
Platibasia
La PTB valorada por el ángulo basal, se determinó en un 93%
de los 55 pacientes. De los mismos, 32 pacientes presentaban
un ángulo basal aumentado (58,18%). En 19 (34,54%) de los
pacientes el ángulo basal se encontró dentro de los límites
normales y en 4 (7,27%) no se pudo precisar. Entre los grupos
de edad ‘joven’ y ‘adulto’ suman 29 casos, con el ángulo
basal aumentado, y se observan 32 (58,18%) de 51 casos en
los que se pueden valorar las dos variables. La diferencia está
en algunos casos de edad ‘anciano’ de larga evolución.
De los 32 pacientes con el ángulo basal aumentado, 30
(93,75%) tienen el CM en una posición más baja de lo normal.
Impresión basilar
La existencia de una IMB se constató en una cuarta parte de
los pacientes estudiados. Incidencia de IMB en 55 pacientes
afectos de SMI: sin IMB 40 (72,72%), con IMB 14 (25,45%),
no precisado 1 (1,81%). Existe tendencia a alcanzar la significación
estadística, con p= 0,059.
Retroceso odontoideo
El RTO se observó en la mitad de los pacientes en que se
registró su situación. Sin RTO 27 (49,09%), con RTO 26
(47,27%), no precisable 2 (3,63%), p= 0,6239.
Kinking del tronco cerebral
Algo más de un tercio de los pacientes presentaban un KTC
32 (61,53%), una cuarta parte de grado marcado 13 (25%),
y ausente en el resto 20 (38,46%).
De los 54 casos en los que se pudo precisar con claridad
la presencia o no de KTC y la posición del CM, 30 (55%)
casos presentaban cada uno de ellos alteración del tronco
cerebral en forma de KTC y CMB p= 0,2. El ‘valor esperado’
para la presentación conjunta de KTC y CMB es de 31,48
para 54 pacientes.
Cisterna magna
Se registró la morfología de la CMG consignando la presencia
de colapso en 50 pacientes (92,6%) y normal en 4 (7,40%).
Cono medular y cisterna magna
A pesar de que no existe una fuerte relación estadística entre
el CMB y el colapso de la CMG, se da una p= 0,91. Se hallan
46 casos con colapso de la CMG (90,90%) de los 55 pacientes,
en los que se ha podido constatar el NCM, por las proyecciones
sagitales o transversales de la RM. Y de estos 46 casos,
que presentan la CMG colapsada, el 69,56% (32 de 55
pacientes), presentan el NCM muy bajo.
Tamaño del agujero occipital y cono medular
En el 66% de los casos en los que se puede precisar el tamaño
del agujero occipital coincide: descenso acusado o moderado
del cono medular y tamaño del agujero occipital mayor de
lo normal. El valor esperado más frecuente es el de cono muy
bajo, con el tamaño del agujero occipital mayor de lo normal.
Treinta pacientes de 47 casos, en los que se pudieron
precisar los dos parámetros, presentaban algún grado de CMB,
con un agujero occipital mayor de lo normal, siendo el número
de pacientes el doble: 20 pacientes que presentan el CM
en una posición muy baja y 10 pacientes en posición baja. La
relación estadística es de p= 0,7169.
Nivel del cono medular
El nivel del cono medular (NCM) se determinó en 57 pacientes
mediante la medición en las proyecciones sagitales y transversales
de la exploración de RM, tanto en T1 como en T2. En
48 de estos pacientes (84,21%) se apreció un cono medular
bajo (CMB), mientras que en el resto, 9 (15,79%), el CM
estaba situado por encima del nivel del borde superior del
cuerpo vertebral de L1 considerando como límite inferior de
la normalidad para su ubicación según lo obtenido con 50
pacientes sin SM. La edad, en el momento del diagnóstico,
no estuvo relacionada con la existencia de un CMB, ni con
la gravedad del CMB, en los casos que presentaban una ubicación
anormalmente baja del mismo.
Asociación de anomalías en la siringomielia idiopática
Cuarenta y siete pacientes (88,67%) presentaron un descenso
amigdalar junto con CMB. En el 77,78% de los casos con
tronco cerebral sobrelevado coincide una posición muy baja
del cono medular. Si agrupamos las alteraciones del tronco
cerebral, es posible observar que el 44,23% de los individuos
tienen el tronco cerebral anormal. Agrupando las alteraciones
del tronco cerebral y el descenso de las amígdalas cerebelosas,
se observa cómo el 51,92% de los pacientes con
alteración combinada de estas estructuras exhibe un CMB.
De los 30 pacientes que presentan la asociación de alteración
del tronco cerebral y descenso amigdalar, el 70% presentan
una posición del cono medular muy baja. Se observó una
clara asociación entre el descenso amigdalar y las deformidades
del IVº ventrículo (p=0,0032).
En referencia a la situación del tronco cerebral, un 57%
de los pacientes tenían el tronco cerebral en posición ortotópica,
un 26,9% lo tenían descendido y un 17,3% sobrelevaREV
NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
M.B. ROYO-SALVADOR
1246
taron diversos antecedentes patológicos relevantes para la
existencia de siringomielia. Esta ausencia de antecedentes
patológicos corrobora que la siringomielia no es una entidad
patológica subsidiaria de otra enfermedad sistémica.
A pesar de sólo presentarse malformaciones asociadas en 27
pacientes (11,68%) de los 231 afectos de SMI, cuando se presentan
afectan con más frecuencia al raquis y cráneo. Esto nos
puede indicar que el proceso que acaba en la SMI también puede
ser causa o parte de las malformaciones a las que se asocia.
Tracción medular en la platibasia
Un selectivo interés tiene el trabajo publicado por Roth [23],
en 1972, donde se comenta que el desarrollo neurocraneoespinal
sugiere un conflicto en el crecimiento, como causa de la
ARCH y de la IMB. El curso ascendente y la elongación de las
raíces cervicales superiores asociados a la ARCH, refleja el
crecimiento anormal caudocraneal de la columna cervical.
Esto es lo opuesto a la dirección normal craneocaudal del
crecimiento, donde se incluye el cerebro, con descenso sesgado
de las raíces cervicales. Este autor también comenta que
debido a la existencia de una normal asincronía de crecimiento
entre el neuroeje y el neurorraquis, en condiciones fisiológicas,
de forma ocasional esta asincronía puede excederse de los
parámetros normales. En estas circunstancias, el organismo,
para minimizar las fuerzas generadas por esta tensión, hace
que el neurorraquis recorra el camino más largo entre dos
puntos, es decir, una trayectoria curva, dando una ESC. La
ESCID sería el intento del neurorraquis por compensar la anormal
asincronía de crecimiento entre el neuroeje y el neurorraquis
(AACNN), mientras que la SMI sería la expresión lítica
y cavitaria del fracaso de la médula espinal para aguantar, con
una perfusión centromedular normal, la tracción por elongación
y estricción del neuroeje, debido a una asincronía patológica
o desproporcionada en el crecimiento entre el neuroeje
y el neurorraquis. Más tarde Roth en 1981 llega al convencimiento
de que ‘sin la presencia de mielomeningocele, puede
existir el mecanismo de tracción’ [24].
Muhonen en 1992 [25], describe once casos menores de
16 años que presentan ARCH no asociada con mielodisplasia
y ESC como mínimo de 15º. La curvatura progresó rápidamente
en cuatro pacientes. En ocho niños se asoció a una
hidrosiringomielia.
Según lo referido en la tesis de la AACNN las fases evolutivas
de la SMI tendrían una evolución patocrónica en 8
fases [21], de las que las dos primeras afectarían especialmente
a la PTB, RTO, KTC.
La primera fase consiste en la instauración de la AACNN
o fuerza de tracción medular (FTM): el fenómeno de la asincronía
en el crecimiento entre el neuroeje y el neurorraquis se
produce de forma fisiológica, de tal modo que, en el individuo
normal, los segmentos medulares lumbares y sacros ascienden
cuatro segmentos vertebrales desde la tercera semana del
desarrollo embrionario hasta la edad adulta, una vez terminado
el crecimiento, cuando el cono medular se localiza, de
forma fisiológica, a nivel del cuerpo de L1. Hay que considerar
que el neuroeje y el neurorraquis proceden de hojas blastodérmicas
distintas y que pueden estar influidos por factores independientes,
constituyendo un terreno favorable para la aparición
de la AACNN en la SM [24,26-28].
Tabla I. Representación casuística y porcentual de las diferentes
patologías morfológicas de la unión cráneo-vertebral en 55 pacientes
afectos de SMI.
PMUCV NP Normal Patológico
Ángulo basal 4 19 (34,54%) 32 (58,18%)
Anomalía clivus 1 26 (47,27%) 28 (50,90%)
Retroceso odon. 2 27 (49,09%) 26 (47,27%)
Impresión basilar 1 40 (72,72%) 14 (25,45%)
Imp. B. Tentorio 2 42 (76,36%) 11 (20,00%)
PMUCV: patologías morfológicas de la unión craneovertebral; NP: no precisado.
do. En cambio, el 61,53% de los pacientes presentaban un
descenso del cerebelo, un 34,61% lo tenían en posición normal
y un 3,84%, sobrelevado. No se apreció angulación del
tronco cerebral en el 38,64% de los casos, mientras que ésta
fue discreta en el 36,53% y marcada en el 25,0%. La CMG
apareció colapsada en 50 pacientes (92,6%). En el 93% de
los casos se determinó el ángulo basal, resultando que en el
58,18% de las mediciones este ángulo apareció agrandado.
Se comprobó la existencia de una IMB en el 25,45% de los
casos. La implantación del tentorio se consideró baja en 11
pacientes (20%), mientras que no se precisó en 2 casos
(3,63%). En 28 pacientes (50,9%) se detectaron anomalías a
nivel del clivus y en 26 (47,27%), RTO (Tabla I).
El 61,53% de los pacientes presentaron conjuntamente
una alteración del IVº ventrículo y una posición baja del
cono medular. De los 54 casos en los que se pudo precisar con
claridad la presencia o no de angulación del tronco cerebral
y el NCM, el 55% presentaban angulación del tronco y CMB.
Se hallan 46 casos (90,9%) con colapso de la CMG, de los
que el 69,56% presentan un cono medular en posición muy
baja, aunque no existe una relación estadística entre CMB y
colapso de CMG (p=0,091).
En el grupo de pacientes en los que se pudo determinar el
NCM se observó que el 25,45% tenían IMB (p=0,059), en el
20% se observaba una implantación baja del tentorio
(p=0,0579) y en el 51,85% se asociaba la presencia de un
clivus anómalo (p=0,0579). Por otro lado, la proporción de
pacientes con o sin RTO es prácticamente la misma, en este
grupo de pacientes.
En el 66% de los casos en los que se pudo precisar el
tamaño del agujero occipital, coincidió con un descenso acusado
o moderado del cono medular y un agujero occipital
mayor de lo normal, aunque sin significación estadística entre
estas proporciones (p=0,7169).
Existe una clara tendencia a que un intenso CMB se exprese
rápidamente en la aparición de la sintomatología, a pesar de
que existen 4 casos de CMB muy acusado de larga evolución.
DISCUSIÓN
Las características demográficas de esta serie son parecidas
a las obtenidas en otras casuísticas [21]. La mayoría de los
pacientes (64,5%) no presentaron antecedentes patológicos
relevantes, mientras que en el 18,6% de los casos se presenMALFORMACIONES
DE LA BASE DEL CRÁNEO
1247 REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
En la segunda fase aparecen los mecanismos de compensación,
que intentan paliar la normal y la anormal asincronía.
La columna vertebral, en un intento de acortar la distancia
entre los dos puntos de tensión, el foramen mágnum y la
tracción del epicono, se transforma en escoliótica. Por parte
del neuroeje, se produce el descenso de las estructuras de la
fosa posterior hacia el agujero occipital y, según sea el tamaño
de éste y la tensión de tracción, se impactarán las amígdalas
cerebelosas en el foramen mágnum o seguirán descendiendo
hacia la cavidad vertebral cervical. Cuanto más grande
es el agujero occipital, más fácilmente pasa el contenido
de la fosa posterior hacia el espacio intrarraquídeo.
Tracción medular en la impresión basilar
La afinidad de la SM a asociarse con frecuencia a malformaciones
de la región cérvicoccipital, junto con la ESCID, IMB,
RTO, dan a la SM una atmósfera de enfermedad pluripatológica,
que induce a no ser considerada como una entidad aparte.
Por el contrario, se considera que puede estar en un contexto
común. La SM sería, así, una forma de expresión de una enfermedad,
o participar de un mismo mecanismo etiopatogénico
con las otras manifestaciones a las que se asocia.
Según Barry [29], durante el trimestre central de la gestación,
la columna vertebral aumenta más rápidamente que
la médula espinal. El resultado del diferente índice de crecimiento
con anclaje cefálico hace que la región lumbosacra se
deslice cefálicamente junto al canal neural, con una concomitante
elongación de las raíces nerviosas de la región lumbosacra,
formándose la cauda equina. Esta tracción anormal,
transmitida a la médula y cerebelo hacia el foramen mágnum,
puede ser una simple explicación mecánica a la génesis
de la ARCH. Al 96,3% de los pacientes afectos de SMI de
nuestra casuística, se les detectó algún grado de descenso
amigdalar. Desde Barry no se ha progresado en la etiopatogenia
de los casos en los que existe una ARCH y no van
acompañados de raquisquisis.
La IMB supone una malformación de la estructura ósea
que consiste en un desplazamiento de la porción superior del
raquis hacia el interior del agujero occipital. Debido a su
forma de ‘telescopaje’, sugiere la existencia de una fuerza
axial transmitida a través de la columna vertebral, compatible
con la fuerza axial que se da en la AACNN. Para su
presentación, precisa de la existencia de una fuerza considerable
y la suficiente inmadurez de la estructura ósea para que
exista cierto índice de maleabilidad ósea para que se pueda
actuar plásticamente deformando la unión craneocervical.
La existencia de una IMB se constató en una cuarta parte
de los pacientes estudiados; 14 pacientes (25,45%) de 54
presentaban esta anomalía, pudiéndose precisar la existencia
de IMB.
La hidrocefalia no parece jugar un papel causal en la SMI,
más bien podría tratarse de una consecuencia o complicación
de todo el proceso etipatogénico que afecta a la SMI, y la fosa
posterior pequeña sería más por falta del volumen cerebeloso
desplazado hacia el agujero occipital, que por ‘estenosis’ de la
fosa posterior. La ausencia de hidrocefalia, en los 231 pacientes
con SM, supone el 82,46%, descartando cualquier conato
de perseverancia, en atribuirle la génesis de la SM. Se sugiere
considerar a la hidrocefalia como el resultado de la obstrucción
del paso del LCR por el enclave occipitocervical como
consecuencia a la impactación de la porción inferior del encéfalo
en el agujero occipital, impulsado hacia abajo por la ‘fuerza
de tracción medular’, no relacionable a ninguna entidad,
que hasta ahora se ha asociado a anclaje medular o ‘tethered
spinal cord’. Este argumento se basa en dos conceptos: ‘que
el encéfalo cuando se desplaza hacia abajo bloquea la circulación
licuoral a nivel del agujero occipital’. Como lo comenta
Barry A. [29]: ‘Cuando existe una impactación del tronco encefálico
y se hernia en el agujero occipital, en los casos que
existe el simple mecanismo de tracción, puede explicar las
bases de un bloqueo a nivel del espacio subaracnoide del foramen
mágnum’. Esto está de acuerdo con la teoría propuesta
por Russell y Donald en 1935 [30].
Los pacientes afectos de SM presentan, en una de sus fases,
una sintomatología típica del síndrome del agujero occipital,
como lo han descrito Yasuoka en 1984 [31], Hecht en 1984
[32], quienes llegan al convencimiento de que la principal
causa de las lesiones siringomiélicas, que presentan dos niños
acondroplásicos es la estenosis del foramen mágnum. El tamaño
del agujero occipital participa en las fuerzas que dificultan
la herniación del cerebro. Ello no quiere decir que los que
tengan el agujero occipital pequeño no hayan de tener un CMB,
sino que tendrá más dificultad la ‘fuerza de tracción medular’
para expresarse como una anormalidad en la ectopia del neuroeje
a ambos niveles: aumentando la fuerza lateral, en forma
de ESC; el componente de estricción, el superior, en forma de
descenso de las amígdalas cerebelosas y a nivel inferior en
forma del CMB.
Para Barnett en 1973 [33], 74 de sus 100 pacientes con SM
no presentaban, en general, anomalías en la columna cervical.
En 16 pacientes existía una fusión atlantoidoccipital. En un
caso, el arco posterior del atlas era bífido y, en otro caso, había
una hipoplasia de un cóndilo del occipital, con una malformación
de la masa lateral del atlas. La radiografía de cráneo fue
normal en 80 pacientes. En 12 pacientes existía IMB. Un caso
con PTB sin IMB. En siete existen signos de hidrocefalia.
El conflicto establecido entre el ímpetu por crecer longitudinalmente
del neurorraquis se ve frenado y compensado por
las inflexiones que el neuroeje transmite al neurorraquis. Además,
el mismo neurorraquis se modifica según los principios
de Heuter y Olkman (la presión aumentada en la placa de
crecimiento epifisario retrasa su velocidad de crecimiento y la
porción no sujeta a presión crece normalmente o comparativamente
más) y el principio de Wolff (que redunda en un aumento
de densidad del hueso en crecimiento y maduro sometido a
un aumento de presión, traduciéndose en un aumento de trabeculación
y calcificación). Estos cambios en el crecimiento
óseo influyen sobre la osificación endocondral y da por resultado
una acuñación de la vértebra. Se expresan, también, como
una separación patológica del anillo vertebral epifisario siendo
tan significativo de la ESC que Farkas [34] lo considera
patognomónico.
De esta manera, la fuerza de compresión vertebral relacionada
con el índice de crecimiento neuoreje-neurorraquis y la
FTM inciden en la constitución de la columna vertebral, pudiendo
dar anomalías óseas como fusiones vertebrales, acuñaciones,
hemivértebras y otras; existe tendencia a alcanzar la
significación estadística, con p=0,059. Esta aproximación a la
correlación estadística podría deberse a que la IMB es una
malformación que también se puede desarrollar en el adulto,
REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
M.B. ROYO-SALVADOR
1248
con la maduración osteocartilaginosa terminada, ya que no
supone necesariamente una deformación ósea sino un telescopaje
de la columna cervical en el agujero occipital.
Tracción medular en el retroceso odontoideo
El RTO se presentó en 26 pacientes (47,27%) de 53 precisados.
El RTO, cuando supone el desplazamiento de estructuras osteoarticulares
normales (y no existen alteraciones en la estructura
ósea de la región pero sí en la malposición de éstas), puede
indicar que la fuerza actuante se ha presentado con su mayor
intensidad una vez ha terminado la maduración ósea.
El RTO participa con parecido principio como lo hace
la ESC, cifosis y lordosis, ‘no ganar altura a fuerza de incurvarse’,
y con ello minimizar la tracción del neuroeje.
Así, mientras la ESC es la incurvación de predominio lateral,
el RTO supone el desplazamiento en sentido anteroposterior
del segmento vertebral C1-C2, al ser su porción anterior
menos bioelástica que la posterior, constituida por las
láminas y ligamentos amarillos. El desplazamiento lo hace
hacia atrás, adoptando la actitud del ‘extremo del arco tensado
por la cuerda’.
Kobayashi et al [35] describen, mediante una exploración
RM, la compresión de la médula oblongata y las arterias
vertebrales en una ARCH, causando una sintomatología bulbar
y cerebelosa por isquemia, debido a la compresión.
Se destaca que el 97,83% de los pacientes con SMI de
esta serie poseen una cavidad siringomiélica con un componente
cervical. Esta especial predilección por presentarse
en el tercio superior de la médula también es comprobada
por Aboulker [36] y Marés [37]. Todo ello va en favor de
que en la región cervical se desarrollan buena parte de los
mecanismos etiopatogénicos. Al mismo tiempo, contradice
aquellas teorías que consideran la cavidad siringomiélica
como el resultado de la acción de la hipertensión del LCR
sobre las raicillas sensitivas posteriores [36,38-40], puesto
que la hiperpresión del espacio subaracnoideo espinal, por
mecánica de fluidos, ha de ser de la misma magnitud en
todos los puntos de la médula espinal.
La proporción de pacientes con y sin RTO es prácticamente
similar. Ello no implica necesariamente que no estén
relacionados etiopatogénicamente, ya que la presencia de
un tercer factor como la edad, para su presentación, puede
determinar su aparición, de tal forma que la SMI, que se
expresa en los primeros años y de marcada intensidad en la
desproporción del crecimiento neurovertebral, tiene la posibilidad
de expresarse con el RTO. Por el contrario, aquella
SMI que se expresa más tarde y de menor intensidad en
la desproporción del crecimiento neurovertebral, dará menos
frecuentemente el RTO. Por esta razón, la distribución
estadística a dos bandas puede darnos un valor algo anodino,
ya que la mitad de pacientes presentan RTO con una
distribución parecida a la otra mitad de pacientes sin RTO.
Cambios mecánicos en la inflexión del neurorraquis,
escoliosis, lordosis, cifosis, rotoescoliosis
La fuerza de tracción medular (FTM), debido a un crecimiento
desproporcionado del neurorraquis con respecto al
neuroeje, genera una fuerza mecánica de tracción desde el
sacro que se transmite por el filum terminale hasta la masa
encefálica, anclada por la tienda del cerebelo con la angostura
del agujero mesencefálico y la angostura del agujero
occipital.
El conjunto craneovertebral sometido a la FTM se puede
representar por zonas, planos y ángulos que ayudan a
representar la forma en que los modifica dando las diferentes
malformaciones.
Establecida la tracción medular, el neuroeje transmite
esta tracción a las estructuras que lo limitan. Unas estructuras
son tegumentos como la tienda del cerebelo, otras
óseas como el clivus y el agujero occipital. Ofrecen resistencia
a la FTM según su textura y morfología.
Cranealmente la fuerza de tracción medular (FTM) se
apoya en los peñascos y las clinoides posteriores donde se
inserta la tienda del cerebelo, exactamente en el vértice del
ángulo basal, primer ángulo de relajación de la FTM; al
abrirse se establece la PTB. Le sigue el clivus que mediante
su deformación contribuye a minimizar la distancia peñasco-
sacro, estructura de gran relevancia por ser el anclaje
máximo en el libre deslizamiento del neuroeje. El tamaño
del agujero occipital condiciona el comportamiento herniario:
si es amplio las estructuras de la fosa posterior, las
amígdalas cerebelosas, transitan olgadas dando malformaciones
de Arnold-Chiari; si el agujero es de tamaño medio
y sólo deja pasar en parte el contenido de la fosa posterior,
parte de ésta tendrá que ascender para dejar pasar a la otra
parte y luego podrá seguir descendiendo; si el agujero es
pequeño y no deja pasar el contenido de la fosa posterior,
la FTM provocará el ‘efecto ancla’ con la deformación del
agujero occipital hacia adentro al impactarse contribuyendo
las masas de los hemisferios cerebelosos a deformar más
en sentido caudal las inmediaciones del agujero occipital,
generando la convexobasia o impresión basilar (IMB).
La unión cráneo-cervical forma el primer ángulo que
presenta tres sentidos de inflexión: el anteroposterior, el
lateral y el rotatorio. La inflexión anteroposterior se realiza
disminuyendo el ángulo clivus-odontoides (RTO) que fisiológicamente
es en flexión. La inflexión lateral, a ambos
lados y la rotatoria se producen según predominancias
morfológicas y mecánicas.
La zona de inflexión cervical presenta también tres sentidos
de deformación: el anteroposterior, el lateral y el rotatorio.
El anteroposterior puede ser en lordosis aumentando la
fisiológica, en cifosis o en cifoescoliosis. La cifosis contribuye
a disminuir en mayor medida la altura de la columna
cervical al favorecer el colapso discal. La inflexión lateral a
ambos lados se produce según predominancias morfológicas
y mecánicas. La inflexión rotatoria tiene tendencia a seguir
el sentido que permiten las articulaciones posteriores.
El ángulo de inflexión cervicodorsal supone el tránsito
entre las curvas dominantes en la zona cervical y la dorsal. Su
tendencia es a la cifosis aumentando la actitud fisiológica.
La zona de inflexión dorsal presenta tres sentidos: el
anteroposterior, el lateral y el rotatorio. El anteroposterior
es siempre en cifosis aumentando la fisiológica existente.
La inflexión lateral a ambos lados, según predominancias
morfológicas, de lateralidad y mecánicas, aquí de más proporción
que en las otras zonas por ser la zona de máxima
aplicación de la fuerza lateral descompuesta de la FTM; es
MALFORMACIONES DE LA BASE DEL CRÁNEO
1249 REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
la zona más amplia, y la que posee menos musculatura paravertebral.
La inflexión rotatoria tiene tendencia a seguir
el sentido que permiten las articulaciones posteriores. El
ángulo de inflexión dorsolumbar supone el tránsito entre
las curvas dominantes en la zona dorsal y la lumbar. Su
tendencia es a la cifosis aumentando la actitud fisiológica.
La zona de inflexión lumbar presenta tres sentidos: el
anteroposterior, el lateral y el rotatorio. El anteroposterior
puede ser en lordosis aumentando la fisiológica, en cifosis
o en cifoescoliosis, estas dos últimas muy raras. La inflexión
lateral a ambos lados según predominancias morfológicas
y mecánicas. La inflexión rotatoria tiene tendencia a seguir
el sentido que permiten las articulaciones posteriores.
El ángulo de inflexión lumbosacro supone el tránsito
entre las curvas dominantes en la zona lumbar y la sacra. Su
tendencia es a la lordosis aumentando la actitud fisiológica.
Es la inflexión con menos trascendencia y también la de
hallazgo más frecuente, especialmente en mujeres donde es
más frecuente la ESC.
Sentido de rotación de la unidad vertebral
según la orientación de las articulaciones posteriores
El segmento anterior de las vértebras, el cuerpo vertebral
junto con el disco intervertebral generan un moderado impedimento
a la inflexión y a la rotación de las unidades
vertebrales, comparado con el segmento posterior de la
unidad vertebral condicionado por las carillas articulares
que actúan a modo de guía para el desplazamiento de toda
la unidad vertebral en todos los sentidos. Cuando la FTM
desplaza al neuroeje hacia el receso lateral del lado cóncavo
del agujero vertebral, desplaza también los puntos de
apoyo mecánico de la fuerza en cada unidad vertebral, se
apoya y guía el movimiento de la articulación interapofisaria
próxima de tal modo que la orientación de la carilla
articular es la que determina el sentido de giro de la unidad
vertebral. Si la carilla articular de la articulación interapofisaria
(CAIA) inferior tiene una posición neutra se minimizará
la rotación de la unidad vertebral. Si la CAIA está
orientada hacia el canal vertebral, la vértebra superior rotará
hacia ella. Si la CAIA mira hacia afuera, la dirección
del giro será hacia la CAIA contralateral.
Es significativo que el 72,97% de los pacientes afectos
de SMI, de esta serie, presenten ESCID, parecido resultado
al obtenido por Williams 72,97% [41], argumento que incrementa
cómo esta enfermedad puede ser consecuencia o
formar parte del mismo mecanismo etiopatogénico que la
SMI. También es sugestiva la diferencia topográfica entre
la SMI, donde su segmento de mayor incidencia es la región
cervical, mientras que para la ESCID es el segmento dorsal.
En la región vertebral dorsal, segmento intermedio de la
columna vertebral, es donde puede darse una compensación
más pronunciada al acortamiento entre los dos extremos
vertebrales: el craneocervical y el lumbosacro, siendo
la zona donde se aplica con mayor intensidad la fuerza
lateral de 1,87 newtons por cada 50 mm de CMB [21].
El 74,07% de los pacientes afectos de SMI que presentan
ESCID tienen el CMB. Mientras que el resto, es decir, el 25,93%
de los pacientes con SMI y que presentan ESCID no tienen el
CMB. Todo ello puede significar que el CMB traduce la intensidad
de la afectación en el crecimiento neurovertebral que, a
su vez, solicitará realizar a la columna vertebral la escoliosis.
Tracción medular en el kinking del tronco cerebral
El KTC es una entidad a tener en cuenta por su frecuente
presentación: en un 61,53% de 52 pacientes se pudo valorar
su existencia. El KTC es la expresión de la huella que
realiza el clivus y el extremo superior de la columna vertebral
al deformarse por la PTB, la IMB, el RTO y la ARCH.
A la deformación del tronco cerebral por adaptación obvia
al continente óseo, se le añade la deformación secundaria al
efecto de la fuerza de tracción sobre el tronco cerebral
mediada por la bioelasticidad de la médula espinal.
La aparición de la enfermedad en edades tempranas, su
evolución de carácter crónico y según en qué estado se
encuentre la maduración definitiva de la columna vertebral
y de los tejidos, conllevarán una menor o mayor deformación
de la región cervical alta y, con ello, la modulación de
la intensidad del KTC.
Existen otros muchos parámetros intermedios entre la
magnitud del CMB y la deformación del IVº ventrículo,
que pueden hacer parecer como errática una relación estadística
de pocos casos, en los que se puedan valorar ambos
parámetros. Como condicionantes intermedios, entre el IVº
ventrículo y el CM, existe: la intensidad de asincronía de
crecimiento neurovertebral, la ESC como mecanismo de
absorción de la fuerza de tracción, el tamaño del agujero
occipital (condicionado a su vez por otros como: IMB, RTO,
compresiones vasculares, sexo, edad...), el tamaño de la
fosa posterior, instauración de la dificultad de drenaje del
LCR a través de los agujeros de Magendie y Luscka, abertura
del conducto del epéndimo, como única salida del LCR
ante la angostura de los agujeros de Magendie y Luscka. Se
genera además una siringohidromielia, si la compresión
extrínseca del tronco cerebral lo permite.
Las alteraciones del IVº ventrículo como parte del tronco
cerebral se presentó en el 62,7% de los 231 pacientes de
esta serie con SMI, significando realmente una alteración
frecuente, y de su relación con la SMI se puede aventurar
un contexto sindrómico común.
CONCLUSIONES
Las deformaciones observadas en la IMB, PTB, RTO, KTC
pueden ser el resultado de la aplicación de una fuerza axial,
consecuencia a una anormal asincronía entre el neuroeje y
el neurorraquis aplicada sobre el estuche óseo craneovertebral,
con múltiples resultantes condicionadas a los múltiples
puntos de aplicación y diferentes resistencias por las
diversas morfologías, texturas y mecanismos de compensación
del neurorraquis y neuroeje.
La magnitud de las deformaciones puede relacionarse
con la intensidad de la fuerza de tracción y el momento de
su aplicación, cuanto más intensa y temprana es su aplicación
mayor relevancia tienen las manifestaciones óseas.
Por último, la IMB, PTB, RTO, KTC parecen tener causa
común con la SMI, la ESCID y la malformación de Arnold-
Chiari [21].
REV NEUROL (Barc) 1996; 24 (134): 1241-1250
M.B. ROYO-SALVADOR
1250
BIBLIOGRAFÍA
1. Chamberlain WE. Basilar impression (platybasia): bizarre developmental
anomaly of occipital bone and upper cervical spine with striking
and misleading neurologic manifestacions. Yale J Biol Med 1939,
11: 487-496.
2. Matson DD. Neurosurgery of infancy and childhood. Charles C Thomas
1969; 7: 119-121.
3. Pedro-Pons A. Patología y clínica médicas. Enfermedades del sistema
nervioso. Salvat editores 1974; IV: 489-492.
4. Solé-Llenas J, et al. Diagnóstico Neurorradiológico. Toray 1967; 130-
139.
5. Scoville WB, Sherman IJ. Platybasia. Report of ten cases with comments
on familial tendency, a special diagnostic sign, and the end results
of operation. Ann Sug 1951; 133: 496-502.
6. Gustafson WA, Olberg E. Neurologic significance of platybasia. Arch
Neurol & Psychiat 1940; 44: 1184-1198.
7. Ray BS. Platybasia with involvement of the central nervous system.
Ann Surg 1942, 116: 231-250.
8. Estienne C.La Dissection du corps humain. Fister JB, ed. Paris: Simon
de Colines 1973-1546; 3.
9. Portal A. Cours d’anatomie médicale. Gimeno A, ed. Paris: Badouin,
1973; 1803.
10. Olliver d’Angers ChP. Traité de la Moelle epinière et ses maladies.
Foster JB, ed. Paris: Chez Crevot, 1973; 1827; 178.
11. Schutze F. Ueber spalt, hohlen and glioblidung im rückenmark und in
der medulla oblongata. Virchows Archiv 1882; 87: 510.
12. Gowers WR. A manual of diseases of the nervous system. Londres:
Curchill, 1886.
13. Zager EL, et al. Acute presentations of syringomyelia. Report of three
cases. J Neurosurg 1990; 72: 133-138.
14. Chiari H. Uber verènderugen des kleinhirns infolge von hydrocephalie
des grosshirns. Deutsche Medicinische Wocherschrif, 1891; 17: 1172.
15. Gardner W, Goodall RJ. The surgical treatment of Arnold-Chiari malformation
in adults. J Neurosurg 1950; 7: 199.
16. Gardner W, Abdullah A, MacCormack LJ. Varying expressions of
embryonal atresia of fourth ventricle in adults: Arnold-Chiari malformation,
Dandy-Walker syndrome, ‘arachnoid’ cysts of cerebellum and
syringomyelia. J Neurosurg 1957; 14: 591-607.
17. Gardner W, Angel J. The mechanism of syringomyelia and its surgical
correction. Clinics in Neurosurgery 1958; 6: 31.
18. Gardner W. Anatomical features common to the Arnold-Chiari and
Dandy-Walker malformations suggest a common origin. Clev Clin
Quant 1959; 26: 206.
19. Gardner W, et al. Terminal ventriculostomy for syringomyelia. J Neurosurg
1977; 46: 609-617.
20. Gardner W. Hydrodynamic mechanism of syringomyelia: its relationship
to myelocele. J Neurol Neurosur Ps 1965; 28: 247-249.
21. Royo-Salvador MB. Aportación a la etiología de la siringomielia. Tesis
doctoral. Facultad de Medicina. Universidad Autónoma de Barcelona,
1992.
22. Royo-Salvador MB. Siringomielia, escoliosis y malformación de Arnold-
Chiari idiopáticas. Etiología común. Rev Neurol (Barc) 1996;
24: 937-959.
23. Roth M. Das relative osteo-neurale Wachstum I-III. Gregenbaurs Morph
Jahrb 1972; 117: 232-255, 312-334, 421-440.
24. Roth M. Idiopathic scoliosis from the point of view of the neuroradiologist.
Neuroradiology 1981; 21: 133-138.
25. Muhonen MG, et al. Scoliosis in pediatric Chiari malformations without
myelodysplasia. J Neurosurg 1992; 77: 69-77.
26. Roth M. Idiopathic scoliosis caused by a short spinal cord. Acta Radiol
Diagn 1968; 7: 257-270.
27. Roth M. Idiopathische Skoliose: eine sonderform der vertebro-neuralen.
Waschtumsdisproportion. Z Orthop 1969; 109: 37-46.
28. Roth M, et al. Morphogenesis of the spinal canal, normal and stenotic.
Neuroradiology 1976; 10: 277-286.
29. Barry A, Pattern BM, Stewart BH. Possible factors in the development
of the Arnold-Chiari malformation. J Neusosurg 1957; 14: 285-
301.
30. Russell DS, Donald C. Mechanism of internal hydrocephalus in spina
bifida. Brain 1935; 58: 203.
31. Yasuoka S, Takakura K. Proporsal for the definition of foramen mágnum
syndrome-foramen mágnum, tumor and abnormalities. No To
Shinkei 1983; 35; 1001-1007.
32. Hecht Jacqueline T, et al. Long-term neurological sequelae an achondroplasia.
Eur J Pediatr 1984; 143: 58-60.
33. Barnett HJM et al. Non communicating siringomyelia. WB Saunders
Comp Ltd, 1973 b; 2.
34. Farkas A. The pathogenesis of idiopathic scoliosis. J Bone Joint Surg
1954; 36: 617.
35. Kobayashi T, Ogawa A, Kameyama M, et al. Chiari malformation with
compression of the medulla oblongata by the vertebral arteries. J Neurosurg
1992; 77: 307.
36. Aboulker J. La syringomyélie et les liquides intrarachidiens. Paris:
Masson, 1979.
37. Marés R. Aportacion de la resonancia magnética al estudio de la siringomielia.
Correlaciones clínico-morfológicas y precisiones fisio-patológicas.
Tesis doctoral, 1988.
38. Williams B. Current concepts of syringomyelia. BR J Hosp Med 1970a;
4: 331.
39. Ball MJ, Dayan AD. Pathogenesis of syringomielia. Lancet 1972; 2:
799-801.
40. Cervós-Navarro J, et al. Connective tissue in pericapillary spaces of
the human spinal cord. Acta Neuropathol 1973; 24: 178-183.
41. Williams B. Orthopaedic features in the presentation of syringomyelia.
J Bone Joint Surg 1979b; 61: 314-323.

lourdes

Cantidad de envíos : 193
Indice de Participación : 296
Aplausos : 4
Fecha de inscripción : 11/10/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: neuralgia .- platibasia

Mensaje por ISIU10 el Vie 18 Dic 2009, 20:57

¿está relacionado la platibasia con la neuralgia o es independiente uno del otro?perdona que te haga está pregunta pero es que con tanto concepto técnico para entender lo que dice el texto....

ISIU10

Cantidad de envíos : 210
Indice de Participación : 285
Aplausos : 9
Fecha de inscripción : 26/11/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: neuralgia .- platibasia

Mensaje por lourdes el Sáb 19 Dic 2009, 01:07

a parecer sí, pero son estudios que no sé hasta que punto están avalados por la comunidad científica. Cuando vaya a mi neuróloga le llevo una batería de preguntas, que ya veré.
besos

ISIU10 escribió:¿está relacionado la platibasia con la neuralgia o es independiente uno del otro?perdona que te haga está pregunta pero es que con tanto concepto técnico para entender lo que dice el texto....

lourdes

Cantidad de envíos : 193
Indice de Participación : 296
Aplausos : 4
Fecha de inscripción : 11/10/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: neuralgia .- platibasia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.